Categorías: Gato / Vida Gourmet / Vida Sana

Practica yoga con tu gato: la nueva tendencia zen

Practica yoga con tu gato

¿Sabes que los gatos son yoguis naturales?

Prueba a practicar yoga con tu gato y, además de obtener un gran beneficio para tu cuerpo y para tu mente, comprobarás cómo les gusta el yoga a los felinos.

Los gatos se ven atraídos por la energía del yoga. No te extrañe si vas a un centro de yoga y algún gato se pasea sigilosamente a tu lado mientras te estiras en la postura del perro boca abajo.

De hecho, practicar yoga con tu gato es una tendencia: en el salón de té Catmosphere de la ciudad de Sidney (Australia) han ideado una propuesta que consisten en recibir una clase de 45 minutos de yoga y dedicar 15 minutos más a acariciar a tu gato.

Los gatos son yoguis naturales

Muchas de las cualidades que los humanos adquirimos tras largos años de práctica de yoga son innatas en los felinos.

  • Los gatos viven estirándose: son elegantes y espontáneos al desperezarse
  • Son flexibles y disfrutan haciendo equilibrios
  • Siempre están centrados en ellos mismos, como el yogui más entrenado
  • Llevan a rajatabla su limpieza corporal, saben comer lo justo y dormir profundamente
  • Pueden pasar horas con la vista clavada en un punto fijo, como dentro de una profunda meditación.

 

Los gatos no se alteran sin necesidad y viven conectados con el presente. Son amorosos e independientes.

Yoga con tu gato

Estírate como tu gato

La postura del gato es solo una de las asanas que puedes practicar con tu felino: es una forma fácil y sencilla de relajar tu cuerpo cansado. Los gatos la practican de manera innata.

Si practicas yoga habitualmente, es posible que hayas comprobado que tu gato se tranquiliza mientras dura tu práctica.

A partir de ahora, anímate a practicar yoga en su compañía: tiende la esterilla en el suelo,  conecta música relajante en los altavoces, y permite que tu gato practique contigo. Comienza con tu práctica habitual, y tu gato te seguirá.

Yoga para gatos: el libro

Yoga para gatos

Si no eres un yogui experto, en este libro encontrarás trucos y consejos para que tú y tu gato descubráis los beneficios de esta práctica milenaria.

Practica las posturas más populares del yoga y localiza los chakras gatunos con este divertido y original manual felino.

 

 

 

 

 

¡Namaste!

Deja un comentario