Categorías: Perro

Peluquerías caninas de bajo estrés, ¿por qué elegirlas?

 

Cada vez más humanos, eligen peluquerías caninas de bajo estrés para el cuidado de sus peludos, ¿qué tienen estas peluquerías caninas que no tengan otras? ¿por qué a nuestros peludos les gustan más que las peluquerías caninas tradicionales?

Para ponerte en contexto, imagina que eres un peludo de una estatura menor de 40cm, y que te llevan a un sitio que no conoces, lleno de aparatos y de ruidos molestos, ¿cómo te sentirías?

Algunos peludos lo llevan mejor, y otros peor, pero para todos supone una situación incómoda.

En las peluquerías caninas de bajo estrés se preocupan del bienestar de sus clientes peludos, más allá de cubrir las necesidades meramente estéticas, haciendo que para ellos la situación sea lo más cómoda posible.

Mi Pet Gourmet ha tenido la suerte de hablar con Nuria, de la peluquería canina de bajo estrés Masqpelos. Ella nos da las claves para conocer qué es una peluquería canina de bajo estrés, y por qué 9 de cada 10 clientes de esta peluquería repiten su experiencia.

 

Esta es la historia de Masqpelos

 

Nuria y su hermana Mª Ángeles se convirtieron en peluqueras caninas de bajo estrés gracias a que una pequeña Yorkshire llegó a la vida de Mª Ángeles.

La primera vez que la llevaron a una peluquería canina tradicional, la perrita no tuvo una buena experiencia. Así que decidieron probar otra peluquería, pero a la pequeña Yorkshire tampoco le gustó. Cambiaron hasta 4 veces de peluquería canina, y no llegaron a encontrar una en la que su Yorkshire se sintiera cómoda.

Así que decidieron ellas mismas probar formas de cortar el pelo de su pequeña y así fue cómo decidieron aprender peluquería canina, y hacer de esa actividad su profesión. Inicialmente, prestando servicio de bajo estrés a domicilio, hasta que hace un año abrieron su propio negocio en Getafe (Madrid): Masqpelos.

 

peluquería canina de bajo estrés: peluquera cortando el pelo de un perro en la mesa de corte

¿Cómo es una sesión en una peluquería canina de bajo estrés?

Nuria nos cuenta cómo se desarrolla una sesión en Masqpelos, y cuáles son las claves para que tu perro se sienta bien mientras le bañan o cortan el pelo.

 

La preparación de la sesión

Lo primero de todo es la calma: se trata de que en todo momento tu perro esté tranquilo y calmado: se trata de ir despacio y, sobre todo, de no forzar al peludo.

Antes de la primera sesión, al humano se le pregunta por los miedos de su perro. Es habitual que el dueño responda “mi perro no quiere ir a bañarse o cortarse el pelo”. Las experiencias previas en otras peluquerías son importantes: para un peludo, la primera vez que va a una peluquería canina desconoce qué es lo que va a encontrarse y suele mostrar miedo y desconfianza. Es importante conocerlo para saber cómo tratarlo.

Nuria y su hermana conocen el lenguaje canino: observan las señales de calma que transmite cada perro, y están atentas para que la situación provoque el menor estrés en sus clientes peludos.

Es común que un perro se muestre más nervioso cuando tiene a otro perro también nervioso a su lado. Por eso, en Masqpelos sólo hay un perro por sesión, y no hay jaulas de espera ni de secado.

Cuando el perro entra en la peluquería, se le deja que entre por su propia voluntad. El dueño lo suelta para que el perro explore, olfatee y tome confianza con el entorno. Se deja que sea el perro el que se acerque a Nuria y vaya cogiendo seguridad antes de subirse a la mesa en la que ella le baña o corta el pelo. Si el perro es pequeño o viejito, Nuria se acerca con mucha calma y le ayuda a subir a la mesa. Todo sin prisa, con mucha calma.

 

El momento del baño

Los dueños son bienvenidos a permanecer y participar en toda la sesión de baño y peluquería.

Nuria comienza mojando despacio el pelo, vertiendo primero el agua de la ducha en su mano, y observando las reacciones del peludo. Si se muestra tranquilo, retira la mano y moja el resto del cuerpo con una ducha suave, subiendo la intensidad según el peludo la vaya tolerando.

Los champús que utilizan son naturales, sin parabenos, para mantener el pH del pelaje y evitar alergias y reacciones.

El secado comienza con la mínima potencia, observando también las reacciones del perro. Si va aceptando bien, se puede ir subiendo la potencia.

Todo despacio, tomando el tiempo que sea necesario. El perro es el que marca el ritmo.

 

Pautas para el baño

Cada reacción del perro es tenida en cuenta para posteriores sesiones. No es extraño que la primera sesión se demore dos o tres horas: las necesidades de los peludos están por encima del reloj.

Así se consigue que el momento del baño sea agradable, y que el perro quiera repetir.

Al finalizar la sesión, Nuria comenta con el dueño cómo se ha encontrado el perro, y proporciona pautas para realizar un baño en tu casa, paso a paso.

Aromaterapia y Musicoterapia

Todos hemos escuchado alguna vez que “los perros huelen el miedo”. Y es una frase verídica y probada. Además, son capaces de identificar olores aunque la persona o animal ya no se encuentre en un lugar. Si un perro ha sufrido una situación de estrés, ese olor queda impregnado en el lugar. En Masqpelos utilizan incienso para eliminar los olores de anteriores sesiones.

Durante las sesiones combinan musicoterapia – siempre relajante y con un volumen suave – y aromaterapia con esencias relajantes y calmantes para el peludo

Nos encanta que negocios como el de Nuria tengan éxito, y que sus clientes lleguen desde otros puntos de la provincia, o incluso desde otras provincias, sólo con el objetivo de que sus peludos vivan una experiencia agradable con el baño o el cortado de su pelo

¿Conoces alguna peluquería de bajo estrés cerca de tu domicilio? Recomiéndala a la comunidad más Gourmet del mundo animal

 

2 comentarios

  1. Pues para ser de bajo estrés no se porque le atan para el secado, aquí algo no cuadra, si es de bajo estrés tendrán que reducir estrés en todas las situaciones y ser atado no es muy relajante que digamos.

    1. Hola Tomás: muchas gracias por tu comentario.
      La cuerda que ves en la fotografía es una cuerda fija (no de ahorque). A los perros se les ata por su seguridad, para que no salten de la mesa. Hay perros a los que no les hace falta, o como se puede ver en la otra fotografía, se les seca en el suelo, sin atar.

Deja un comentario