Categorías: Perro

Educación Montessori para perros

 

¿Existe la Educación Montessori para perros ? Hasta hace dos días, ni me había planteado que el Método Montessori se pudiese aplicar a la educación canina. Pero lo cierto es que poniendo en comparación la educación constructivista con el Método Montessori, los dos son comparten principios comunes.

La educadora canina Laura Martín – convivirconperro-, una de nuestras colaboradoras habituales,  ha llegado a esta reflexión a partir de leer sobre el Método Montessori, y adaptar (y aplicar) sus principios a la educación canina.

Sus afortunados clientes caninos pueden presumir de estar recibiendo una “Educación Montessori para perros ”

 

 

Los pilares de la Educación Montessori para perros

Los pilares básicos de la Educación Montessori para perros, son la adaptación canina de los principios básicos del Método Montessori.

  1. Humano preparado

María Montessori nos hablaba de que los adultos tenemos que estar preparados para ayudar al niño a ayudarse. En el caso de los perros, los adultos-humanos debemos conocer las necesidades del perro, sus características, sus capacidades, sus incapacidades en cada etapa de su desarrollo y saber adaptarnos a ellas.

Es importante conocer qué le puedes pedir a tu perro y qué no. Por ejemplo: a un cachorro de tres meses, no se le puede pedir que pasee con correa de manera ordenada, porque la necesidad de su momento es conocer el mundo.

Y a esa edad, tampoco controlan sus necesidades fisiológicas; de igual modo que cuando un bebé comienza a controlar su pis, sus padres están pendientes de sentarle en un orinal cada cierto tiempo, en el caso del cachorro, el humano tiene que estar pendiente de facilitarle al cachorro un espacio para orinar cada cierto tiempo

 

  1. Entorno preparado

Del mismo modo que cuando un bebé se incorpora a una familia, cuando un perro llega nuevo a un hogar, es importante preparar la casa “a prueba de cachorro/perro”. En cada etapa de desarrollo el perro tiene unas necesidades diferentes, pero tanto si el perro es un cachorro, como un perro adolescente o adulto, el entorno tiene que estar preparado.

No dejes objetos frágiles al alcance perruno, si no quieres tener un disgusto cuando veas ese valioso jarrón chino hecho añicos en el suelo. Protege los muebles o materiales que no quieras que sean mordisqueados, y elimina todos los objetos potencialmente peligrosos, con los que pueda dañarse o atragantarse.

Y como no todo van a ser prohibiciones, prepara también objetivos que les puedan resultar estimulantes, que puedan morder, y con los que pueda jugar. Y habilita un espacio propio para él y una zona de descanso.

 

  1. Materiales

Del mismo modo que en el Método Montessori el material diseñado para aprender está disponible para su utilización en el aula, los humanos debemos escoger el material utilizado para el aprendizaje canino:

  • El tipo de correa y arnés debe facilitar la movilidad

 

  • El comedero, que puede ser además interactivo, para estimular su mente
  • Los juegos interactivos y adaptados a cada etapa y necesidades: que sean capaces de motivarles, sin generarles frustración
  • Los juguetes con los que divertirse y explorar: de diferentes texturas, colores y durezas..

 

  1. Las etapas de desarrollo.

 

Las necesidades de los perros varían según las etapas de desarrollo canino:

  • De 5 a 8 meses: propiocepción y psicomotricidad
  • De 8 a 12 meses: la etapa de empatía social y el despertar sexual
  • De 12 a 24 meses: el adulto y la moralidad

Si en la etapa inicial de su vida, el perrito necesita sentirse seguro en un entorno reducido, unos meses más tarde lo que quiere es explorar el mundo, y más tarde, su prioridad es relacionarse con otros perros. Cada etapa está marcada por una o varias necesidades

Consulta en estos dos post anteriores, las necesidades de cada etapa:

 

Las etapas de miedo y la cesión del control

En la educación Montessori para perros, no hay premios ni castigos como tal. Cuando un perro supera un logro, la mera superación de ese logro es ya un premio. Si tu cachorro es capaz de hacer pis en la calle, ese logro es para él una superación.

En los cambios de etapas, es común que aparezcan miedos. Al superar una etapa, los perros tienen adquiridas nuevas capacidades y tienen también nuevos intereses. Pero a la vez, les da miedo avanzar y pueden tener un breve retroceso. Es algo común. Como también es común que los humanos proyectemos nuestros miedos, y tengamos la tentación de coartar al perro en su afán por explorar “por si acaso le pasa algo”

Como humanos, para facilitar el desarrollo, debemos tratar de no controlar tanto a los perros, y dejar que se comporten como tal: dar libertar, habiendo preparado antes el entorno. Además, al haber preparado antes el entorno, los perros estarán mucho más motivados

 

¿Dónde aprender más sobre este tipo de educación?

Laura Martín  – convivirconperro – va a impartir un taller sobre este tipo de educación esta misma semana:

¿Dónde? En Alhaurín de la Torre (Málaga)

¿Cuándo? Este viernes día 10 de marzo

Aquí tienes más información sobre el evento

 

¿Te ha resultado interesante este artículo? Deja tus comentarios o dudas aquí abajo

 

 

Deja un comentario