Categorías: Diario de Nina

Diario de Nina, capítulo 8: Mi vecino el perro

Nina recibe una visita inesperada, ¿quién será?

Diario de Nina, capítulo 8: Mi vecino el perro

Hoy he tenido una visita inesperada.

Ha venido a verme Brandy. Brandy es mi vecino del tercero, un perro labrador grandísimo y un poco tonto, aunque bastante buena gente con pelo.

Todas las mañanas cuando salgo a tomar el sol al tejado, voy hacia su ventana y le doy los buenos días. Él se abalanza contra la ventana con tanto ímpetu que un día se va a tragar el cristal, y me saluda con un ¡HOLA, HOLA, HOLA, HOLA, HOLA  NINA, HOLA, HOLA, HOLA! Me saca la lengua y otra vez ¡HOLA, HOLA, HOLA, HOLA!

Dios Santo , qué necesidad hay de repetir tantas veces algo?! Ya te he oído a la primera Brandy, soy una gatita, tenemos unos superpoderes y oímos a kilómetros.

Bueno, a mí me divierte mucho, la verdad, es muy simpático aunque huela un poco mal. Los perros no se lamen para limpiarse a sí mismos como otra gente. Solo se lamen cuando les pica algo. ¡Brandy no se lava! Madre mía, por eso le cuesta encontrar novia. Se lo tengo que explicar en cuanto tengamos un rato en el parquecito.

Así que me he puesto bastante contenta cuando al llamar al timbre, Mau ha abierto a la vecina y Brandy se ha colado entrando en tromba por la puerta gritando ¡NINA , NINA, NINA, HOLA! La vecina ha entrado detrás muy asustada y pidiendo perdón a Mau.

¡Jajaaja! Brandy no se quería ir, y se ha comido todas mis galletas secas.

¡Bravo! ¡jajaaj ¡Qué divertido ha sido!

Él me olía y yo me escondía. Luego yo le olía y él se daba la vuelta corriendo y saltando. Hemos jugado un montón antes de que pudieran atraparle.

Nunca pensé que llegara a decir esto, pero creo que después de Mau, Brandy es mi mejor amigo.

Te quiero perro tontísimo. ¡Cómete siempre que quieras mis galletas secas!

Deja un comentario